NUESTROS VALORES

Un Compromiso de Espiritualidad ferviente

Creemos que la espiritualidad ferviente (entusiasta) es el fruto de la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas, y que esa plenitud se obtiene cuando nuestra relación con Dios es íntima y fresca.
La alabanza a nuestro Señor, con cantos e himnos que logran un balance entre lo racional y lo emotivo es un factor indispensable para ser una iglesia saludable. Deseamos que nuestros servicios estén caracterizados por la celebración y la reflexión.
Deseamos ser reconocidos como una iglesia que ora, pues creemos firmemente que Dios escucha y contesta nuestras peticiones de acuerdo a Su voluntad (Mateo 7:7-11; Santiago 5:13-18). El deseo de El Camino es que seamos conocidos por una genuina dependencia a Dios en todo lo que hacemos.


Un Compromiso de Compartir Nuestra Fe

Creemos profundamente que Dios ama a todo ser humano y que alcanzar a los que están espiritualmente perdidos es una de las razones principales por las que Dios dejó a su iglesia en este mundo.
Queremos y confiamos en que vamos a alcanzar a nuestra ciudad para Cristo por medio de nuestra amistad y el evangelismo para con los que nos rodean. Deseamos que nuestros conocidos "vean nuestras buenas obras, y glorifiquen al Padre que está en los cielos" (Mateo 5:16).
También creemos que la meta del evangelismo es alcanzar al mundo, por esta razón queremos multiplicarnos plantando otras iglesias aquí en Puebla, en México y hasta lo último de la tierra, así como dando con generosidad para esta gran comisión que Dios nos ha dado.

Un Compromiso de Enseñanzas Bíblicas Pertinentes
Creemos que la Biblia es inspirada por Dios y es la autoridad en la fe y práctica de los cristianos. Estamos comprometidos a equipar a los creyentes por medio de la predicación y enseñanza de la Palabra de Dios, mostrando su vigencia y utilidad para nuestra vida cotidiana, al hacerlo de esta manera nuestra meta es que todo creyente siga y ame al Señor con todo su corazón, con todas sus fuerzas y con toda su mente. Creemos que el propósito de estudiar la Biblia es la aplicación personal de la misma, debemos ser "hacedores de la palabra, y no tan sólo oidores, engañándonos a nosotros mismos" (Santiago 1:22).

Un Compromiso de Relaciones Afectivas
Creemos que las relaciones interpersonales deber ser regidas por el amor bíblico; la clase de amor que Dios demostró al enviar a Jesucristo para morir por nosotros. Cada uno necesita ser amado y aceptado, así como ayudado en sus diferentes necesidades, por ello tenemos una alta prioridad en las amistades y relaciones que poseemos. En nuestros grupos pequeños está la oportunidad de crear y profundizar amistades en amor, así como la de hacer buenas obras a quien lo necesite, ya que fuimos "creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas" (Efesios 2:10).

Un Compromiso hacia un Ministerio de Gracia
Creemos que la gente crece mejor en un ambiente de gracia; entendiéndose por gracia el recibir las cosas sin merecerlas, es decir sin habérnoslas ganado. El legalismo (tradiciones y mandamientos de hombres) nos mata mientras que la gracia nos da vida. Creemos que vivir por gracia y ser conocidos por la gracia otorgada es el mejor testimonio a un mundo perdido. Creemos que la gracia no niega la importancia de la obediencia a la Palabra de Dios. La gracia nos capacita para obedecer la ley de Cristo tanto con un corazón como con una actitud correcta.
Creemos que la iglesia El Camino se sostiene por las ofrendas de gracia que dan periódicamente los que asisten a ella.

Un Compromiso con la familia
Creemos que la familia es el núcleo básico más importante de todas las relaciones del ser humano, y que esta da directriz a las demás relaciones. Por ello animamos a nuestros miembros a fortalecer sus relaciones familiares por medio de la convivencia familiar y social. Como iglesia apoyamos estos valores brindando tres programas principales: Servicio de adoración (domingo), redes (hombres, mujeres, jóvenes y niños) y grupos pequeños entre semana. Esto dará apertura de tiempo y oportunidades para que la familia no invierta un tiempo excesivo en actividades de la iglesia, descuidando el tiempo con su familia y sus amistades.

Un Compromiso de innovación y creatividad
Creemos en estos conceptos de innovación y creatividad, ya que el mundo está cambiando con una velocidad vertiginosa y hay que evaluar las formas y los métodos continuamente. Creemos que, de ser necesario, debemos adaptar esas formas y métodos para que sean pertinentes a las nuevas condiciones. Esto no quiere decir que rechazamos lo que fue utilizado en el pasado por los cristianos, sino que queremos animar a nuestros miembros a ser creativos, flexibles y con gran capacidad de adaptabilidad. Nuestra preocupación es la eficacia en el ministerio, no la tradición en el mismo.

Un compromiso de trabajar en equipo
Creemos que Dios ha dado dones espirituales a cada creyente y que cada uno tiene un llamado especial para ministrarlos con fidelidad y de manera fructífera, ya que en la diversidad de dones, ministerios y capacidades los creyentes se complementan y se edifican los unos a los otros; el pueblo de Dios es un ejército de servidores y no de espectadores.
Creemos que cada ministerio de la iglesia funciona mejor cuando es dirigido mediante un equipo de trabajo, el cual es establecido en base a los dones, madurez espiritual y fidelidad de los que lo integran. Deseamos que todos los ministerios de El Camino sean coordinados mediante equipos de trabajo que están creciendo en madurez y en número, de acuerdo a las necesidades de la iglesia, y que trabajan en forma coordinada con otros ministerios y con el liderazgo de la iglesia. Creemos que Dios establece estos equipos de trabajo para las necesidades actuales y futuras de la iglesia, por esta razón nuestro anhelo es que cada ministerio este capacitando a la siguiente generación de "hombres y mujeres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros" (2ª Timoteo 2:2).